Archivo

Posts Tagged ‘origen’

Un experimento de hace años pudo decir cómo se originó la vida

abril 5, 2011 Deja un comentario

FUENTE | abc.es

En 1953, un joven investigador, Stanley Miller, se hizo mundialmente famoso por sus estudios sobre el origen de la vida, al reproducir en laboratorio las condiciones que supuestamente se produjeron en la Tierra primigenia. Cinco años después, el científico creó de nuevo esa «sopa primordial» en un segundo experimento similar, pero las muestras fueron olvidadas y, por lo que se sabe, Miller, que falleció en 2007, nunca volvió a trabajar con ellas. Ahora, científicos de la Institución de Oceanografía Scripps en La Jolla (Estados Unidos) han recuperado ese tesoro científico con resultados que pueden suponer un importante paso en el esclarecimiento de una de las preguntas fundamentales. Tras analizar las muestras, el equipo ha llegado a la conclusión de que los relámpagos, la actividad volcánica y los gases asociados a estos fenómenos podrían haber reaccionado entre sí para producir los primeros elementos creadores de vida. El hallazgo aparece publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Todo comenzó cuando Jeffrey Bada, un ex alumno de Miller, encontró las muestras entre el material de laboratorio del profesor de química. Bada y sus colegas, dirigidos por Eric T. Parker, analizaron de nuevo las muestras archivadas del experimento, que nunca antes se habían dado a conocer. Simulaban las condiciones primitivas de la Tierra al exponer una mezcla de sulfuro de hidrógeno, agua, metano, dióxido de carbono y gas amoniaco a descargas eléctricas similares a los relámpagos.

Las técnicas modernas de análisis químico, que son hasta 1.000 veces más sensibles que los métodos de investigación de los 50, detectaron los aminoácidos que contenían sulfuro, con proteínas y sin ellas y otros componentes en los residuos de la prueba original de Miller. Sólo se detectó una contaminación mínima. Los nuevos hallazgos apoyan la idea de que los volcanes -una fuente importante de sulfuro de hidrógeno en la actualidad- y los rayos convirtieron los gases simples en una gran cantidad de aminoácidos, que a su vez fueron indispensables para la creación de proteínas simples.

Los autores también creen que los aminoácidos producidos en el experimento de Miller con el sulfuro de hidrógeno son similares a los encontrados en los meteoritos. Por este motivo, estudiaron dos meteoritos con base de carbono, cada uno con concentraciones de aminoácidos similares a las sintetizadas por Miller. Según los investigadores, estos descubrimientos sugieren que el sulfuro de hidrógeno, en particular, jugó un importante papel en las reacciones químicas que fueron las precursoras del origen de la vida sobre la Tierra y posiblemente en cualquier otro lugar en los inicios del sistema solar. La hipótesis respalda, en buena parte, la polémica teoría de la Panspermia, que dice que los asteroides pudieron esparcir la vida por el Universo, lo que abre la puerta a la existencia de la misma en otros planetas.

Oscars 2011: ‘El Discurso del Rey’ triunfa ante las otras nominadas

febrero 28, 2011 Deja un comentario

FUENTE | elpais.com

La amistad entre Jorge VI de Inglaterra y su excéntrico logopeda australiano no era un secreto, pero tampoco está en los libros de historia. Lo mejor de El discurso del rey, la película que el domingo pasó a la historia de los Oscar, es la escritura de David Seidler (que ganó el premio al mejor guión original) y el trabajo de sus dos actores (Colin Firth, en la piel del monarca y Geoffrey Rush, en la del terapeuta). Seidler es un extartamudo que un día quiso darle voz a todos los tartamudos del mundo. Y qué mejor voz, pensó, que la de un rey que tuvo que superar sus miedos y su orgullo para acabar con un problema que hubiera minado su imagen pública.

Cuesta creer que Seidler (rogó a los tartamudos del mundo que salgan del armario) fuera un día alguien incapacitado para hablar en público. Su imponente voz y perfecta dicción no tienen nada que envidiar a la de muchos de los actores que acudieron el domingo a la 83ª ceremonia de los Oscar. No es la profundidad rocosa de Jeff Bridges, ni la garra nerviosa de Christian Bale, pero quizá ellos son un punto y aparte en el tinglado llamado Hollywood.

Colin Firth ganó su Oscar al mejor actor y pronunció el nombre que todo el mundo tenía en la cabeza: Harvey Weinstein. Su campaña de distribución y promoción del filme, como reconocieron los productores de El discurso del rey después de la gala, ha sido tan efectiva como implacable. En un mes la película ha ganado todo lo que podía ganar, batiendo a sus dos principales adversarias, Valor de ley (la película de los hermanos Coen se fue con las manos literalmente vacías) y, sobre todo, La red social, la otra favorita de la noche, que logró tres estatuillas (entre ellas, la de mejor guión adaptado a Aaron Sorkin) y que hasta hace unas semanas parecía segura ganadora.

Hay algo demasiado incómodo en la película de Sorkin y David Fincher. Si El discurso del rey reconcilia las diferencias sociales con un pacto de amistad, La red social las plantea irreconciliables en la era de Facebook. Es una película sobre la lucha de clases, sobre la rabia contra la oligarquía de este país y sobre la ambición tan millonaria como suicida de uno de sus hombres más poderosos. Como dijo Sorkin, la película no trata de Facebook sino de un estudiante de 19 años. Un estudiante capaz de traicionar su amistad y su amor con tal de alcanzar su meta. Sorkin insistió en que la película no es crítica con Mark Zuckerberg (“a nadie le gustaría que hicieran una película sobre nosotros a esa edad”) e inesperadamente salió en defensa del joven millonario: “En muchas cosas me quito el sombrero”. David Fincher, su director, y Jesse Einsenberg, su intérprete, mantuvieron la exquisita distancia de los buenos perdedores.

La generación 2.0 fue, qué duda cabe, la gran derrotada. Estaba felizmente representada sobre el escenario por sus dos presentadores, pero el estricto guión de la Academia les ató demasiado en corto. No les permitieron ni una improvisación, ni una broma (pese a que habían circulado por la Red los chistes sexuales sobre las películas de este año entre Judd Apatow y Franco) que no fuera un ñoño pellizco a una audiencia que cayó un 7% frente al año pasado. De ese porcentaje un 2% fue de espectadores entre 18 y 48 años. Mientras Anne Hathaway hacía el juego de pizpireta anfitriona clásica, Franco parecía incómodo. En The New York Times han comparado la falta de química del dúo con la que hubiera habido entre James Dean y Debbie Reynolds. Mientras ella se cambió siete veces de modelo, él hizo su primera aparición móvil en mano y solo se quitó el esmoquin para travestirse, no se sabe si en Jack Lemmon o en Marilyn. El actor ha grabado durante las últimas semanas cada detalle de los ensayos y colgó dos vídeos caseros durante la gala. Así que habrá que esperar a una de sus creaciones artísticas para saber si le ha sacado punta a todo esto.

En cualquier caso la pareja contribuyó al aburrimiento y la gala, sobre la que se habían puesto tantas expectativas de futuro, pareció más que nunca acartonada en el pasado. La aparición del venerable Kirk Douglas no ayudó demasiado. Los premios tampoco depararon sorpresas y solo se vieron resquicios de genuino esplendor en dos de ellos: el de Christian Bale como mejor actor de reparto por The Fighter y el de Randy Newman (¡20 veces candidato!) por el tema de Toy Story 3. El músico hasta cantó a capela detrás del escenario Over the rainbow, mientras que el siempre esquivo actor británico confesó que aunque sigue dispuesto a entregar su cuerpo a cualquier descarnado personaje ya no se siente tan “invencible” como antes para hacerlo.

Lo que logra Bale en The Fighter le sitúa en las cimas de un oficio que para él poco tiene que ver con los premios. Nada más recoger el suyo y tras hablar con los periodistas se quedó en una barra detrás del escenario con su mujer (“El mástil de mi vida”, dijo) y Dicky Eklund (el boxeador exadicto al crack que inspira su personaje) y ya no volvió a ocupar nunca más su asiento.

LOS PRINCIPALES TRIUNFADORES:

Mejor película: El discurso del rey.

Actor protagonista: Colin Firth (El discurso del rey).

Actriz protagonista: Natalie Portman (Cisne negro).

Actor de reparto: Christian Bale (The fighter).

Actriz de reparto: Melissa Leo (The fighter).

Director: Tom Hooper (El discurso del rey).

Película de habla no inglesa: En un mundo mejor, de Susanne Bier (Dinamarca).

Guion original: David Seidler (El discurso del rey).

Guion adaptado: Aaron Sorkin (La red social).

Película de animación: Toy story 3.

Fotografía: Wally Pfister (Origen).

Banda sonora original: Trent Reznor y Atticus Ross (La red social).

Canción original: We belong together, de Randy Newman (Toy story 3).

Cortometraje: God of love.

Documental: Inside job.

Dirección artística: R. Stromberg, K. O’Hara (Alicia en el País de las maravillas).

Vestuario: C. Atwood (Alicia en el País…).

Maquillaje: R. Baker y D. Elsey (El hombre lobo).

Montaje: A. Wall y K. Baxter (La red social).

Efectos visuales: P. Franklin, C. Corbould, A. Lockley y P. Bebb (Origen).

Hallan una estrella clave para entender el origen de la Vía Láctea

diciembre 19, 2009 Deja un comentario

FUENTE | abc.es

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y del Centro de Astrobiología (CAB) han descubierto una estrella de miles de millones de años de antigüedad, clave para entender la formación de la Vía Láctea.
Esta estrella, designada como ULAS1350, es la subenana de tipo L -denominada así por su baja luminosidad, temperatura y contenido en metales, hasta 10 veces inferior al solar-, más lejana descubierta hasta el momento, según informa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
ULAS1350 representa la quinta de estrella de su clase identificada hasta la fecha en la Vía Láctea y la primera confirmada por el Gran Telescopio de Canarias (GTC), ubicado en el Observatorio de Roque de Los Muchachos en La Palma, sistema que, gracias a su avanzado espectógrafo OSIRIS, ha permitido observar los rasgos más destacados de este objeto «tan débil», según los especialistas.
Los investigadores estiman que el objeto se encuentra a una distancia del Sol de entre 300 y 550 años luz, unos cien años luz más lejos que sus antecesoras, en la frontera entre las estrellas y las enanas marrones.
Debido a su pequeño tamaño y baja masa, más parecidos a los de un planeta gigante que a los de una estrella de tipo solar, según se indica en un comunicado remitido por el Instituto de Astrofísica de Canarias, estas subenanas resultan buenas candidatas para la búsqueda de planetas extrasolares.
A 2.000 grados
Nicolas Lodieu, director de la investigación desde el IAC, destaca que «esta clase de objetos extremadamente antiguos pueden ser clave para entender la formación de la Vía Láctea». Su contenido en metales es escaso, «podría ser hasta diez veces menor que el del Sol», señala Lodieu, quien añade que «pudimos estimar también su baja luminosidad y temperatura, entre los 1.000 y 2.000 grados centígrados».
Esta fría estrella -la temperatura en la superficie del Sol es hasta cinco veces mayor- fue previamente identificada utilizando el catálogo Large Area Survey de UKIDSS (UKIRT Infrared Deep Sky Survey), un proyecto de observación de grandes áreas del cielo en el rango infrarrojo cercano realizado con un telescopio de 3,8 metros situado en la isla estadounidense de Hawai.
«Tendremos más candidatos para el futuro porque UKIDSS va a ampliar su cobertura del cielo y, junto a las aportaciones del GTC, se abrirá una nueva puerta que nos permitirá encontrar y estudiar más enanas de este tipo», apunta el astrofísico.
De acuerdo con los investigadores, la existencia de objetos como ULAS1350 en la vecindad solar es «extremadamente rara», por lo que su identificación ha requerido la revisión de cientos de miles de objetos en diferentes archivos astronómicos.


Compartir:

Url: http://elboligrafo.es/2009/12/19/estrella-via-lactea/

A %d blogueros les gusta esto: